La Profesión De Contaduría Pública
Y La Lucha Contra La Corrupción

 

Documento para Debate

 

Este documento ha sido redactado por la Federación Internacional de Contadores (IFAC) para promover el debate a nivel nacional y global del tema de la corrupción. Resalta el impacto de la corrupción, establece el rol de los organismos profesionales de contaduría al estimular el debate, y comenta sobre cómo las profesiones comerciales y financieras, los gerentes de empresas, los legisladores y los reguladores pueden unirse a la profesión de contaduría en el esfuerzo para erradicar la corrupción.

 

  El Impacto de la Corrupción

 

1.     Así como el comercio y la inversión se han hecho globales, las preocupaciones sobre la corrupción son globales también. El problema de la corrupción ya no puede destacarse como una situación local. Hay corrupción pública y privada en todos los países, aunque en algunos, puede ser más obvia que en otros. Esto tiene un impacto negativo en cada persona; el desarrollo económico se limita, los inversionistas pierden confianza, los empresarios sufren el aumento de los costos y riesgos más altos en sus negocios, los valores de crédito del país caen, la credibilidad de los profesionales, hombres de negocios y el gobierno disminuye grandemente, y finalmente, la sociedad como un todo pierde su autoestima y tiene menos confianza en las reglas legales y en las instituciones en general. La consecuente disminución en ayuda e inversión, tanto domésticas como extranjeras, bien puede tener un impacto significantivo sobre el desarrollo económico, creando así opresión social, particularmente en países en desarrollo y países de economías emergentes.

 

Apoyo Legal y Gubernamental

 

2.   La lucha contra la corrupción debe llevarse a cabo por todos y en todos los niveles de la sociedad. Requiere un compromiso por parte de los gobiernos y la existencia de una estructura sólida de leyes, sistemas de control y medidas disciplinarias que establezcan castigos y multas fuertes para quienes se encuentren culpables de actos de corrupción. Además, se necesitan leyes para proteger a aquellos que cumplen con sus obligaciones morales y tal vez legales, para actuar contra la corrupción, lo cual puede incluir denuncia de actos corruptos, en forma secreta.

 

3.   La profesión de contaduría no puede luchar sola en esta batalla, pero como parte integral de la sociedad y componente importante en el mundo de los negocios, debe estar dispuesta a participar activamente. Si la infraestructura requerida existe y hay apoyo público apropiado, la profesión puede, y participará, junto a los miembros de las otras profesiones comerciales y financieras y las instituciones de los sectores público y privado.

 

4.   Existe en cada país la necesidad de comprender lo que encierra la corrupción, puesto que los actos corruptos toman muchas formas. Estos pueden incluir soborno, fraude, pagos ilegales, lavado de dinero, contrabando y tantas otras formas que las mentes delictivas pueden inventar. A menudo la corrupción empieza sin involucrar dinero, pero con favores especiales o influencias. El crecimiento económico, la globalización y los nuevos desarrollos en la tecnología proporcionan un escenario cambiante en el que los individuos corruptos inventan nuevas formas de corrupción. Por consiguiente, cualquier lucha contra la corrupción debe abarcar una gama amplia de problemas y posibilidades. Es imposible proporcionar un libro de guías generales que incluya todas las medidas de cómo contener la corrupción. El problema es demasiado complejo.

 

La Necesidad de una Sólida Gobernabilidad Corporativa

 

5.   En el mundo comercial, la gerencia tiene un papel crítico en la lucha contra la corrupción. Es la gerencia de una organización la que pondrá el "el clima en la cima" y desarrollará y hará cumplir los sistemas de gobernación apropiados en los negocios. La corrupción encontrará difícil crear sus raíces en un sistema que contenga los controles apropiados y en el que la gobernación de la empresa apoye tales controles y restrinja las extralimitaciones de la gerencia. En el sector público, se han desarrollado códigos de gobernación similares, o necesitan desarrollarse.

 

6.   Por mucho tiempo los contadores se han caracterizado por su alta integridad y objetividad, así como por su servicio al interés público. Ellos ocupan cargos importantes en organizaciones públicas y en el sector privado, y ejercen responsabilidades como auditores externos o consultores. No puede esperarse que sus funciones sean principalmente las de guardianes contra la corrupción o de hacer cumplir las leyes, pero sus actividades estratégicas en la empresa, junto con su integridad, objetividad y vocación para proteger el interés público, lo hacen participantes esenciales en los esfuerzos de la sociedad para reducir la corrupción.

 

Iniciativas de la Profesión Contable

 

7.   La mayoría de las organizaciones nacionales de contadores, así como la Federación Internacional de Contadores, han desarrollado una variedad de normas para combatir la corrupción. Los códigos de ética, que se aplican a todos los contadores, sea en el ejercicio público, los negocios, la industria o el gobierno, les exige que observen las normas más elevadas de objetividad y esmero profesional. Las normas profesionales de auditoría alertan a quienes ejercen la profesión, sobre la posibilidad de fraude y les exigen documentar tal posibilidad al planificar las auditorías e informar sus hallazgos a la gerencia. Las políticas de gobernación de los negocios y los apropiados controles financieros y otros controles internos deben asegurar que los contadores, en los negocios o en el gobierno, estén conscientes de sus responsabilidades de reportar la corrupción de una manera similar.

 

8.   Si bien podría considerarse que los contadores deben informar sobre los actos de corrupción a las autoridades externas (por ejemplo, los organismos reguladores, los fiscales, la policía), ésta sería una carga irrazonable sin el requisito de una infraestructura general estatuida, las obligaciones equivalentes colocadas sobre otras profesiones comerciales e instituciones, y el apoyo que el público conceda al requerimiento.

 

9.   La IFAC desea contribuir a los debates globales y nacionales que cree por consiguiente deben desarrollarse para asegurar que progrese la lucha contra la corrupción, y en la que los miembros de la profesión de contaduría desempeñarán plenamente su parte, tal como se ha indicado anteriormente. Para tal propósito la IFAC:

 

    Ha elaborado este documento para incrementar el conocimiento de estos temas y contribuir al debate. Propondrá a sus 143 organismos profesionales miembros en 104 países que ellos:

 

    Desarrollen programas que construyan relaciones de colaboración con las autoridades legislativas y reguladoras, la profesión legal y otros grupos interesados en fortalecer la estructura para una adecuada gobernabilidad, transparencia, y responDabilidad, así como el marco legal, para minimizar las prácticas corruptas, proponer soluciones en base de una legislación ejemplar y regulaciones introducidas en otros países, y señalar donde puede requerirse una acción rápida.

 

    Trabajen con el gobierno para asegurar que se ha creado la definición apropiada de corrupción, que se ha preparado la legislación que proscribe los actos corruptos y que se han establecido los medios apropiados de protección para aquellos que puedan presentar denuncias en forma secreta.

 

    Inicien programas de educación para contadores y el público para crear consciencia de los efectos perjudiciales de la corrupción, y de esa manera motivar la acción pública hacia su eliminación, a través de artículos en la prensa, seminarios, cursos de educación profesional continuada y discursos por parte de líderes de la profesión;

 

    Incentiven a los medios de comunicación nacionales a hacer de la corrupción un tema público, consagrando atención a los tipos y riesgos de actividades corruptas, la publicación de estudios del daño causado por la corrupción y los diversos pasos que pueden tomarse para prevenir o divulgar tal daño;


Proporcionen ayuda, incluyendo asistencia técnica, a las organizaciones nacionales e internacionales que luchan contra la corrupción, divulgando sus actividades, ofreciendo apoyo en sus investigaciones y promoviendo sus propuestas;

 

    Incentiven a las empresas de auditoría, sus clientes y los gobiernos a promulgar códigos de conducta que establezcan el "el clima en la cima", estableciendo principios legítimos de gobernabilidad de la empresa, que prohiban expresamente las actividades corruptas y que proporcionen los beneficios que fluyen de la implantación de sistemas de control interno gerencial que ayuden a divulgar las actividades corruptas;


Incentiven a los comités de auditoría a considerar específicamente si existen políticas apropiadas para prohibir los actos corruptos, y requerir que tales actos sean informados a dichos comités.


Promuevan un sistema de impuestos que sea eficaz y justo para evitar la disparidad y los obstáculos que conducen a la corrupción, y que no permita que los pagos corruptos sean deducibles del ingreso para propósitos de impuestos.


Utilizará su influencia con organizaciones tales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Organización para Cooperación y Desarrollo Económico y las Naciones Unidas para promover la formulación de legislación apropiada en todos sus países miembros; y


Establecerá y mantendrá vínculos con organizaciones como Transparencia Internacional y la Comisión de Acción Financiera (Financial Action Task Force) para asegurar que la profesión esté representada en sus consejos gobernantes y conferencias periódicas, como un medio para aumentar su perfil en la lucha contra la corrupción.

 

10. Finalmente, es el contador individual quien debe ejercer su responsabilidad en la campaña anticorrupción. El escepticismo profesional es necesario al establecer relaciones comerciales y en la revisión de transacciones entre las partes relacionadas, sobre todo cuando parezca que tales transacciones tienen una apariencia cuestionable. Las entidades corruptas y las personas deben comprender que los contadores constituyen una barrera contra la corrupción. Aún más importante, cada contador, individualmente, debe asegurarse de que su propia conducta debe reflejar un compromiso firme con la verdad y honestidad de la información financiera.